CLAM - Principal  

TAGs

Traducir

DESTACADOS | destacados
 


Parada de Resistencia

 
Cristiana Serra*
Raquel Óscar**
 
Ocurrió este domingo, 19 de noviembre,  la 22ª Marcha del Orgullo LGBTI en la Playa de Copacabana, en Rio de Janeiro – titulada, este año, de “Marcha de la Resistencia”. De acuerdo con Claudio Nascimento, coordinador del Grupo Arco-Íris de Ciudadanía LGBTI y uno de los coordinadores de la edición de este año, este apelo se relaciona al “muy grave momento de retirada de derechos, de desmantelamiento de políticas públicas y del avance de un discurso de odio contra lesbianas, gays, bisexuales, travestis, mujeres transexuales, hombres trans y personas intersex y también contra las mujeres, personas negras y de religiones de matriz africana, entre otros segmentos oprimidos”.
 
Nascimento, quien ya coordinó el Programa Rio Sin Homofobia y fue superintendente de los Derechos Individuales y Colectivos del Gobierno del Estado de Rio de Janeiro, denuncia la reducción, por parte de la actual gestión municipal, de los recursos para la promoción de políticas públicas destinadas al combate a la discriminación contra LGBTI y para la promoción de derechos – donde se incluye la retirada del apoyo que la alcaldía venía ofreciendo, en los últimos años, con el fin de garantizar una estructura mínima para la realización de la marcha. A su modo de ver, “en la gestión local nada concreto se ha producido [en el ámbito municipal] para generar cambios efectivos en contextos discriminatorios. No es suficiente contar con un equipo LGBT, es necesario que el gobierno municipal garantice los recursos y asuma la agenda por la diversidad sexual y por la ciudadanía LGBTI como parte de las metas y compromisos verdaderos”, critica.
 
A esto se suma, en el ámbito del gobierno del estado de Rio de Janeiro, el abandono del programa Rio Sin Homofobia, base de tales políticas, y servicios asociados – como el Llame Ciudadanía LGBTI, con funcionamiento 24 horas por día, y las cuatro unidades (Central do Brasil, Duque de Caxias, Nova Friburgo y Niterói) del Centro de Promoción de la Ciudadanía LGBTI, responsables, según Nascimento, por más de 85 mil atendimientos en sus siete años de existencia. Implementado con un equipo técnico diverso y comprometido, en diálogo permanente con la sociedad civil y con especialistas y considerado por la Unión Europea, en 2013, una buena práctica de política pública para la población LGBT, recomendable como modelo para países europeos, el programa Rio Sin Homofobia demostró ser fundamental “para combatir la discriminación, acoger víctimas y promover, defender y garantizar derechos de la población LGBTI”, resalta él.
 
Para Nascimento, además, tal estrategia de desmantelamiento, llevada a cabo bajo la excusa de la grave crisis económica en el estado de Rio de Janeiro, también se extiende a otros segmentos oprimidos y afecta políticas sociales básicas de las áreas de educación, salud, seguridad y asistencia social, impactando también a los servidores públicos y a la UERJ, “un patrimonio fluminense de referencia internacional”, señala. En este contexto, explica él, la edición de la marcha de este año “necesitaba estar articulada con ese escenario actual. Por esto este año es la Marcha de la Resistencia, puesto que es  necesario continuar alzando la bandera de la diversidad y de los derechos de LGBTI, pero es necesario conectar esa agenda con los demás segmentos de la sociedad. Por esto, su tema es ‘Resistir a la LGBTIfobia, al fundamentalismo religioso, a todas las opresiones y en defensa del estado de  Rio de Janeiro’”. Y agrega: “necesitamos que todos los segmentos oprimidos se agrupen para que nuestra voz se amplifique para defender un Rio plural. Llegó la hora de construir una agenda común”.
 
Por otro lado, resalta Nascimento, “la agenda de la ciudadanía LGBTI ha permeado en varias esferas. Hoy el tema viene ampliándose en las universidades. Han surgido diversos formatos de organización del movimiento LGBTI. El tema hace parte del Legislativo en diversos niveles. La televisión viene debatiendo cada vez más el cotidiano LGBTI, a pesar de que aun tengamos críticas a estos formatos. El tema LGBTI ha llevado al Poder Judicial a reconocer demandas no previstas en la ley o a protegernos a partir de lo que proclaman los derechos constitucionales básicos”.
 
Él prosigue: “claro que esto no ocurre en el tiempo necesario para detener, de forma urgente, las violaciones de derechos, incluso porque sabemos que esa batalla ocurre en varias frentes, ciudadanía – de promoción de leyes, políticas públicas, campañas; a procesos más complejos de cambio cultural”. Y concluye, con una nota de confianza: “estamos en la resistencia, en una batalla por nuestra existencia, y esto es de una fuerza motora que deja a los reaccionarios como tontos, pues lo que nos mueve es la vida, el deseo, el afecto, la autodeterminación, la humanidad, y contra eso nada logra vencer por mucho tiempo. Para esto, tenemos que (re)aprender a construir juntos, reconocer y valorizar las diferencias, potencializando lo que todos nosotros tenemos en común.”
 
 
*Master en Salud Colectiva, colaboradora del CLAM - IMS/UERJ
**Doctoranda en Salud Colectiva, colaboradora del CLAM - IMS/UERJ

Publicada em: 22/11/2017

volver




IMS/UERJ - R. São Francisco Xavier, 524, 6º Andar, BL. E - 20550-013 - Rio de Janeiro - RJ - Brasil